Hugo Dominguez
Buenos Aires, 24/1/1946
El actual luthier de Les Luthiers se vio influenciado desde pequeño por la música, puesto que su padre fue cantante de tangos y su casa era, con frecuencia, el punto de reunión y ensayo de los músicos.

Así se produjo su primer contacto con los instrumentos musicales. Más tarde, ya adolescente, conoció el jazz de Nueva Orleans, género que lo apasionó y que lo impulsó a adquirir un clarinete, luego una trompeta y más tarde una batería. Al no conseguir un banjo, decidió fabricarlo con una lata de dulce de batata.

Desde entonces, impulsado por su espíritu autodidacta y su necesidad de crear, se ha dedicado a la investigación, invención y construcción de diversos instrumentos musicales. Al principio fue un hobby, pero con el tiempo se transformó en una profesión.

En 1997 asumió la dirección del taller de instrumentos de Les Luthiers. Construyó el nomeolbídet y la desafinaducha (instrumentos utilizados en Loas al cuarto de baño) y perfeccionó el calephone da casa y las tablas de lavar. También restauró la marimba de cocos, la mandocleta y el lirodoro.

Ocasionalmente colaboró también con otros grupos, como Los Macocos, para el cual realizó una reproducción de un instrumento romano antiguo llamado bucina.

Nunca abandonó su pasión por el jazz. Es integrante de la Caoba Jazz Band, donde ejecuta la tuba y otros instrumentos informales.